Encuentro con mi maestra chamana




Una de las cosas más maravillosas que me ha traído la canalización son los mensajes tan universales pero a la vez tan para ti en este momento; tan sencillos, pero tan aplastantes que tu ego se hace pedacitos. Ego, por supuesto, no entendido como algo que se ve herido y que te hace sentir mal, sino como nuestra parte humana que nos separa del todo, esa que nos provoca todo ese ruido mental. Esa parte que, cuando cae por un ratito, nos hace sentir en paz y en conexión con nosotros mismos y con el mundo.


Hace unos días me abrumó el cansancio y perdí la paz...y la paciencia. Después de eso, todavía perdí más la paz sintiéndome mal por haberla perdido (¿te resuena?). Respiré profundo y decidí tomarme un rato para reconectar. En los últimos meses he empezado a explorar la conexión desde el viaje chamánico. Muchas veces cuando siento que he perdido mi centro o tengo dudas existenciales, me encuentro en mis viajes con una chamana ancianita encantadora. Ese día viajé con intención de verla, y le dije: “me siento mal, me gustaría tener una paciencia infinita o al menos liberarme de la culpa cuando la pierdo”. Ella se rió (amorosamente) y me dijo:


“Quieres liberarte de ser humana”


Solo compartió esa frase conmigo ese día, pero me devolvió la paz. Quizá a muchos les pueda parecer un mensaje vacío, o que no trae ninguna solución. Para mí fue una revelación valiosísima. Cuando hablamos de que el ego nos separa, a veces entendemos que el ego es algo de lo que nos debemos deshacer para estar en paz. Pero el ego forma parte de nosotros; pelearnos con él porque nos roba la paz es la primera forma de perder la paz. Es mucho más efectivo aceptar su presencia, así como sus intentos de complicarte la existencia, como parte de la condición humana, simplemente sin dejar que te absorba con su discurso.


0 comentarios

+34606709268

  • Facebook Pureconnection
  • Instagram Pureconnection
  • Whatsapp Pureconnection
  • Messenger_Logo_Color_RGB

©2020 por Conecta con tu Esencia.